El bienestar físico (desde el punto de vista de Equilibrio en el intercambio de calor). Es cuando los terminales de la piel evalúan los estímulos causados por el calor.
Cuando las condiciones ambientales desfavorables perjudican el proceso de este ciclo básico, genera: “estrés físico o psíquicos”, “estrés térmico”, pérdida de eficiencia y afectación de la salud.
El estrés térmico se define como la presión que se ejerce sobre una persona al estar expuesta a temperaturas extremas, humedad y velocidad de aire, las afectaciones son diferentes para cada persona dependiendo de la susceptibilidad del individuo y de su aclimatización . Este tipo de estrés puede generar en los seres humanos: agotamiento por calor, calambres, erupciones y afección nerviosa entre otros.
¿Cómo el ser humano se relaciona con el Medio Ambiente?
En ambiente cerrado, podemos destacar cinco elementos que determinan la percepción de la calidad ambiental, desde el punto de vista térmico o también llamado índices de confort térmico.

• Calidad del aire
• Temperatura del Aire
• Humedad Relativa
• Movimiento de Aire
• Temperatura radiante media
Calidad del aire:
Este elemento se refiere a las características del aire disponible para la respiración dentro de un recinto. Los factores principales a evaluar: Son la saturación de olores y los contaminantes de suspensión. Por lo cual una adecuada ventilación y filtración de aire inyectado ayuda a prevenir padecimientos de enfermadas laborales.
Temperatura del Aire:
El ser humano necesita mantener la temperatura de sus órganos vitales dentro de unos márgenes muy estrechos, debido a que las numerosas y complicadas reacciones metabólicas desarrolladas en su organismo.

Humedad relativa
Si el ambiente interior de la empresa tiene una baja humedad relativa, nuestra evaporación por la nariz y garganta aumenta, secando las mucosas de nuestro sistema respiratorio, resecando la piel y el cabello.